CINCO ERRORES FRECUENTES AL MOMENTO DE EMPRENDER

Para nosotros los emprendedores este camino lo conforman una montaña rusa de sentimientos, emociones y situaciones que tenemos que manejar para poder sostenernos, no solo en el mercado, sino también en el ámbito espiritual. Por eso, es importante que reconozcamos en qué podemos estar fallando, cuáles son las limitaciones que se me están presentando para continuar con ese sueño que respira conmigo. 

Por eso, para el episodio número 8 de Emprendiendo Sin Filtro, les traigo cinco errores frecuentes que cometemos nosotros los emprendedores cuando decidimos desarrollar esas ideas locas que hay en nuestra mente. 

 

Error uno: 

No estar dispuesto a negociar el tiempo. 

Para poder emprender, necesitamos que toda nuestra energía esté concentrada en esa idea de negocio. Para que esto pase, tenemos casi que olvidarnos del tiempo, nos esperan extensas horas de planeación y ejecución antes de tener uno que otro descanso, tenemos que arriesgar momentos con la familia, amigos, reuniones sociales, etc, para poder invertir esos espacios en la construcción de nuestro negocio. El tiempo es un premio que se gana al instante y hay que agradecerlo y aprovecharlo y aunque se pueda tener una buena planeación, emprender siempre te obliga a sacar unas cuantas ojeras, estudiar más de la cuenta y ejecutar con la mente abierta, casi que sin reloj. 

 

Error dos:

No elegir un buen equipo de trabajo. 

Muchas veces por querer sacar un producto o tener resultados más rápidos, elegimos para nuestro equipo de trabajo a personas que no cumplen con los requisitos básicos, pero sobre todo, que no tienen la disposición de aprender y crecer contigo. Tener un buen equipo de trabajo brindará la confianza de delegar ocupaciones y así la empresa podrá fluir de manera positiva. No pensar en consolidar una buena comunicación, siempre será un error a corto, mediano y largo plazo. 

 

Error tres:

Dejar de creer.

Para que los demás crean en nuestro proyecto, es importante primero haber trabajado la confianza propia. Saber que nuestro negocio será próspero y que a pesar de las dificultades que se presenten, tenemos la convicción que se podrá realizar y convertir en ese sueño que tanto hemos querido llamarle “realidad” 

 

Error cuatro:

Pensar que todo irá bien. 

¡Claro! El ideal de todos es que emprender sea un camino lleno de pétalos de rosas en el que todo funcionará a la perfección; pero yo les digo que siempre es importante tener un Plan B, hasta un Plan C, porque tanto optimismo puede jugarnos una mala pasada. Tenemos que estar preparados para los momentos en los que se pueden confundir los procesos y llenarnos de miedo. Hay que visualizar el posible abismo para poder construir un puente resistente.

 

Error Cinco:

Falta de conocimiento. 

Es muy importante estar en constantes procesos de aprendizaje. Creer que todo lo sabes te pondrá límites al momento de expandir tus ideas. Siempre es bueno estar preparándose para ser mejores cada día. Nunca está de más aportar nuevos conocimientos a la empresa. 

 

Estos son algunos de los errores que solemos cometer los emprendedores, sobre todo cuando iniciamos un negocio. Es importante reconocerlos y comprender que si estamos fallando en alguno de esos puntos, es momento de arreglarlo para obtener soluciones rápidas. Recuerden que cada mente es un universo diferente y todos tenemos un camino que hemos trazado con el tiempo. Somos lo que pensamos y la acción es la prueba de ello.